Cuando el poder miente y censura.

Cuando el poder miente y censura.

La libre expresión debe ser una de las banderas que más prioridad tenga en un mundo como el nuestro, donde la lucha de clases, egos y poderes son el pan de cada día y donde el más perjudicado es el ciudadano de a pie, los pequeños medios y la gente humilde.

Desglosando estos temas pareciera que la insensatez y el ego frágil de algunos de nuestros gobernantes les jugaran a ellos mismos una mala pasada convirtiéndolos en seres con delirios de persecución, en donde se está más pendiente del que dirán y no de la gestión que corresponde.

Cuando todo esto pasa la imparcialidad de los medios es fundamental, el ejercicio periodístico debe primar por encima de las necesidades o beneficios particulares y allí es donde mezclados todos juntos, se comienza una persecución a quienes realizan una labor intachable de las comunicaciones, que están en su punto neutral, sin sensacionalismos ni ligada a ningún interés.
Debemos ser siempre defensores de la verdad, siendo honestos, por la tierra de nuestros ancestros y sobre todo pensando en el legado que dejaremos a las futuras generaciones, como ciudadano de a pie transformemos nuestro entorno, como medios defendamos la honestidad, todos estamos de paso por este mundo incluso lo público.

Nuestra labor no debe ser para generar polémicas, si no para fortalecer el conocimiento y los principios, si aquellos poderes no están a gusto será porque están creados en algo tan frágil y cuestionable que deben recurrir a callar a los demás.

Wilmar A. Bedoya
@larevistaregional
Un ciudadano del común.

radior

radior

Suscribete


Suscribete


En el momento
Judicializado auxiliar de enfermería por presunto abuso sexual de una paciente
X